Etiquetas

miércoles, 27 de enero de 2010

DE ALGARROBO AL MUNDO



(POR
Juan Manuel Tucci y Luciano Delgado - Fútbol de Liga) -

Ezequiel Miralles - Colo Colo de Chile

El atacante oriundo de Algarrobo y formado futbolísticamente en la cantera de Liniers se convirtió en una de las figuras mas rutilante del fútbol chileno. Fue campeón con el Everton y repitió el titulo con la casaca del Colo Colo. Estuvo de visita en la ciudad y fue abordado por los cronistas de Fútbol de Liga.

Ezequiel Miralles, un superhéroe trasandino…



La pelota fue su medio de vida. Por ella, desde muy chico debió acostumbrarse a vivir lejos de su pueblo natal…y cerca de su sueño. Liniers, Huracán de Tres Arroyos, Ferro, Defensa y Justicia, Racing Club de Avellaneda, Talleres de Córdoba, Everton y Colo Colo. Un camino tan largo como sacrificado, que hoy está dando sus frutos… / Luciano Delgado y Juan Manuel Tucci – Fútbol de Liga.

¿Como tomas tu actualidad?
Muchos creen que para mí es una revancha, pero yo no lo tomo así. Hice el camino mas largo de todos: arranque desde la Liga del Sur y pasé por todas las categorías hasta llegar a Racing, donde tuve la desgracia de jugar poco y retroceder. Después salió lo de Chile y llegar a Everton con un técnico como Nelson Acosta que siempre confió en mí. A partir de ahí, agarre una confianza bárbara y terminamos siendo campeones. De a poquito me gane un nombre en Chile, hasta me compro Colo Colo.

¿Qué recuerdos guardas de tu infancia en Algarrobo?
Me crié en el campo, por que mis viejos vivían ahí. A los pocos años nos mudamos al pueblo. Hice toda la escuela ahí, hasta quinto año, porque me vine a Bahía a terminar la secundaria. Iba a la media 3 con el “Tofe” Blanco. Como acá éramos un desastre, los últimos seis meses los hicimos en Algarrobo por que era más fácil… (risas).

¿Al fútbol ya jugabas de chiquito?
Desde chiquito… Iba a la escuelita del club Juventud Unida, aunque en mi pueblo soy hincha de Agraria. Me acuerdo mucho de los torneos mundialitos, contra clubes de muchos lugares, eso era muy lindo.

¿Cómo llegaste a Liniers?
Se hace un premundialito en Algarrobo y jugamos contra Liniers. Ahí me ve “Tato” Jambrina y me invitó a venir, para jugar con ellos. Arranque viniendo una vez por semana a entrenar y los sábados a jugar. Después, ya más grande me instale en Bahía.

Debutaste muy chico en Liniers en Mar del Plata
Si, con 16 años…contra Banfield. Me llevó Néstor Herrero y entré 15 minutos. La primer pelota que agarre me tire dentro del área y Puliafito le pedía penal al arbitro. Entonces yo le digo: “deja Pulia, si me tire”. Ahí me empezó a putear a mi, tenia sus rajes el “Pulia” (risas). Y a la semana siguiente jugué contra Villa Mitre en la liga local, ganamos 4 a 3 e hice mi primer gol.

¿Te quedó la bronca de no haber sido campeón con el “chivo”?
Si, mucha. Tuvimos grandes planteles y no pudimos ser campeones. Recuerdo que cuando me entregan el “Fútbol de Liga” de oro en 2002, a los pocos días salio lo de Huracán de Tres Arroyos y me tuve que ir. En un futuro de mi carrera no descarto terminar allí.

Olimpo estaba en pleno auge tras el ascenso a Primera. ¿Nunca te sondearon?
Si, tuve una reunión con Ledo en su casa. Echaniz también me llamaba seguido a casa. A mi me hubiese gustado la idea de ir, porque era un paso importante. Liniers quería dinero a cambio de mi pase y Olimpo no quería poner nada. Entendí a los dirigentes lo que pidieron, porque son clubes que necesitan dinero para llevar las cosas adelante.

En Tres Arroyos compartiste plantel con Rodrigo Palacio…
Si, y allí hicimos una gran amistad, pese a que jugábamos poco juntos. El primer año yo me rompí el peroné y habré llegado a jugar 3 partidos con él como mucho... Después el se fue a Banfield y yo seguí en Huracán. Conseguimos el ascenso a Primera y no seguí en el club. Tenían la opción de comprar mi pase y en ese momento, los dirigentes tenían otras prioridades, como la de remodelar el estadio.

Algo raro…
Si, pero la mentalidad de los dirigentes no les permitía ver más allá. Así les fue que terminaron yéndose al descenso en primera y en la actualidad están en el Argentino A.

¿Es verdad que vos le enseñaste a manejar a Rodrigo?
(risas) Sí, en Tres Arroyos... Mi viejo iba los findes y él usaba el auto para aprender. Nos íbamos a las afueras de la ciudad y al principio era un desastre. Una vez la tía le presto un Fiat 128 que casi lo choca todo. Después agarro viaje y aprendió (risas).

¿Qué hay de cierto sobre la historia que relata que, con Rodrigo, volvían a dedo de Tres Arroyos a Bahía?
Si, es verdad. Lo que pasa que nosotros entrenábamos los sábados a la mañana y recién a la noche había colectivo para Bahía. No queríamos esperar por que perdíamos mucho tiempo, ya que el domingo teníamos que estar de vuelta. Teníamos un amigo, “Carli” de Tres Arroyos, que nos llevaba al peaje y de ahí hacíamos dedo.
Una vez enganchamos un camión que nos paseo hasta Punta Alta, perdimos mucho tiempo, nos hubiera convenido irnos en el colectivo de la noche porque llegamos al mismo horario, no te imaginas la calentura de Rodrigo… (risas).

¿Qué te dejo el paso por Ferro?
La verdad que ahí creo que me equivoque. Debería haberme quedado en Huracán. Pero vino Mascardi, me compro el pase e iba firmar un contrato mejor al que tenia en Tres Arroyos. La relación con la gente no fue buena, me lesione y termine jugando muy poco.

Para la gente de Florencio Varela sos ídolo. Cómo fue la experiencia de Defensa?
Llegué faltando poco para que comience el torneo, a falta de ofertas fui a Defensa. Jugué los segundos seis meses en buen nivel, aunque necesitábamos una gran cantidad de puntos, por eso terminamos jugando la promoción donde nos salvamos con gol mío en el ultimo minuto ante Morón.
No se si soy ídolo, pero recibí mucho afecto de toda esa gente. Ese gol significo mantener la categoría y de manera agónica. Todos los 3 de Junio me invitan a la conmemoración de esa fecha, pero no puedo ir por que no estoy en el país. Es algo muy lindo que hagan eso, porque se que mi nombre será recordado en el club.

¿Qué te sorprendió de tu llegada a Racing?
En ese momento también estaba la chance de Nueva Chicago, pero preferí la de Racing por todo lo que significa el club. Fue raro, por que llegue en el combo con el pase de Facundo Sava, estaba Mostaza Merlo que ni me conocía. Al principio no me sentía importante. Pero después conocí un grupo bárbaro, uno de los mejores que integre. Quedó una gran relación con el “Mumo” Peralta, con quien hablo seguido y nos hicimos amigos…También el “Piojo” López me ayudó mucho cuando estuve allí.
No había tranquilidad para jugar, por el problema de los pagos. Ahora parece que esta mas ordenado.

Después volviste a jugar Nacional B, con Talleres de Córdoba
Yo no quería bajar de categoría, pero bueno, tuve que recalar en Talleres, otro club con problemas. Estaba Capitano, que me llamo y al principio no me ponía, después termine jugando. Fue difícil que el club logre resultados deportivos, con todo lo que lleva atrás, los otros problemas.

¿Cómo llegas a Chile?
A Talleres había llegado Rubén Insua, y separo siete jugadores, entre los que me encontraba yo. El tipo no nos conocía y de la nada nos mando a entrenar solos. Yo no me quería quedar así, y hablé con el presidente. De común acuerdo rescindí el contrato.
Estuve esperando y fueron horas terribles, donde estaba muy nervioso porque no salía nada.... Hasta que me llamaron de Everton y arregle rápidamente.

Tu vida futbolística dio un giro a partir de ese momento...
Si, absolutamente. Nelson Acosta me dio la camiseta y la confianza que necesitaba. El club salió campeón después de 32 años y hasta llegue a jugar la Copa Libertadores. A los tres meses que estuve en el club, ya me habían comprado el pase.

No te castigabas nada viviendo en Viña del Mar…
(risas) Fue lo mejor que me podría haber pasado… Lo primero que hice cuando me llamaron fue entrar a Internet para ver donde estaba Everton. Yo creía que era de Santiago, pero ahí me di cuenta de que estaba en Viña, una ciudad hermosa. Tiene una calidad de vida espectacular, el año y medio que estuve la pase de diez.
La gente me trato muy bien, algunos a lo último se enojaron por mi ida a Colo Colo, pero son cosas que pasan y espero que ahora me hayan entendido.

Las finales fueron tu trampolín
Si. Los dos goles al Colo Colo en 2008 me dejaron muy bien visto dentro del fútbol chileno, una de las razones por las cuales estoy ahora en el club más grande del país.

Y pensar que ese partido lo jugaste lesionado, ¿no?
Es así, arrastraba una pubalgia que me molestaba pero no me lo quería perder por nada del mundo.

¿Cómo te trata el chileno?
No puedo reprochar nada, nunca me diferenciaron por ser argentino. Tienen mucho respeto, son ordenados y no hay violencia en los estadios. Es mas tranquila la pasión, no hay tanta locura como acá, que se puede llegar hasta matar por el fútbol.
En el sentido de la prensa, hay poco análisis, no es como acá, no se le da tanta importancia quizás porque no hay muchos periodistas que sepan de fútbol.

Es inevitable preguntarte sobre el boom Bielsa en Chile
Si, fue una revolución. El fútbol ha cambiado mucho desde su llegada. Él va mucho a ver partidos, más que nada de los clubes grandes. Le cambio la mentalidad al jugador chileno. Le costo al principio pero le dio sus resultados.

Un debut especial tuviste en Colo Colo
Si, fue en la Isla de Pascua, un lugar muy representativo en Chile. Era por la copa del país, y lo teníamos que ganar si o si. La cancha era un desastre, era como ir a jugar al Parque de Mayo (risas) y el equipo rival (Rapa Nui) también… pero por suerte lo tomaron como un juego y todos contentos.

¿Qué balance haces de este 2009?
Muy bueno, por el paso a Colo Colo y además terminar saliendo campeón del Clausura que no es poca cosa. En lo personal había arrancado mal, porque tenia cuatro partidos de suspensión y si a eso le sumamos que al principio al equipo no le salían las cosas como quería... no era nada auspicioso. Habían llegado varios jugadores y los resultados no estaban a la vista.

Y apareciste justo en el partido que Tocalli estaba a punto de ser despedido…
Si. Con Ñublense, de local, nos habían dicho que si empatábamos o perdíamos el técnico se iba. Arrancamos abajo uno a cero y metí tres goles, con los que ganamos 3 a 1. Después jugamos con la U el clásico y volvimos a ganar. A partir de allí comenzó la levantada del equipo, que nos llevó hasta el título.

¿Qué diferencia encontraste entre Nelson Acosta y Hugo Tocalli?
Nelson es una persona ya grande, que estando al frente de la selección ha tenido muchos problemas, por dejar pasar algunas cosas que él me ha contado. Ahora como que no tolera nada...
Con él tenia una relación espectacular, siempre le voy a estar agradecido porque fue quien me otorgó continuidad. Como técnico es muy simple, conoce mucho el fútbol chileno.
De Tocalli me sorprendió su tranquilidad, muy buena persona. Uno siempre saca cosas de todos, pero Hugo tiene mucho contacto con el jugador, consulta cosas y dialoga seguido.

¿Hay ofertas por vos?
Mi pase pertenece al club, ellos me compraron en Junio. Me han llamado, pero son solo sondeos. De Francia tuve uno, aunque no me hago muchas ilusiones. Como no tengo pasaporte comunitario, no pienso mucho en irme.
¿Buscas revancha en la máxima división del fútbol argentino?
Se que en algún momento la chance la voy a tener, y espero que sea en un equipo importante. Por ahora es muy difícil, porque mi pase es de Colo Colo y no va a pedir dos pesos.


Súper Mirage!

¿Cómo eras con el estudio?
No era un fenómeno, pero me iba bien. Me llevaba una o dos materias, termine quinto sin repetir, aunque me quedaron dos o tres materias por rendir.

¿Tenías planeado estudiar algo?
No sé… desde muy chico siempre tuve en claro que quería ser futbolista. Es lindo recibirse de lo que uno le gusta, pero nunca pensé en alguna carrera.

¿Qué te faltó para seguir creciendo en las inferiores de Boca Juniors?
Con 14 años había quedado… Pero era muy chico, extrañaba y decidí volver. En mi categoría no llegaron demasiados jugadores, tenía de compañeros a Pablo Jerez (ahora en Huracán) y al recordado Gustavo Eberto.

¿Qué haces durante tus tiempos libres en Santiago?
Como entrenamos a la mañana, me queda toda la tarde libre. Llego, como algo y después duermo la siesta un rato. Mi novia va al gimnasio y por ahí salimos a pasear o hacer compras. Vivo en un departamento, en una zona linda, cerca de un shopping.
Por suerte también llegan algunos canales argentinos para ver televisión. Esta América y también tengo TyC Sports. Los fines de semana miro mucho fútbol argentino.

¿Qué es lo que más se extraña?
Y cuando juego un sábado por ejemplo, tener la noche libre para comer un asado con amigos…por ejemplo. Igualmente estoy muy acostumbrado, ya que de chico he estado lejos de casa.

Fuera del fútbol ¿cuál fue tu momento más feliz?
No sabría decirte… creo que los momentos mas felices aún están por llegar. Puede llegar a ser cuando sea padre. Lo importante vendrá en el futuro, soy muy joven todavía. Tengo momentos felices, pero no uno que se distinga de los demás.

Después del retiro, ¿te gustaría seguir ligado al fútbol?
Eso hablaba con mi vieja el otro dia. Todavía no lo tengo definido, queda mucho tiempo y hoy no me veo como técnico. Es jodido el ambiente, aunque uno nunca sabe lo que puede llegar a pasar.

¿Cuál fue el momento en el cuál lloraste por el fútbol?
Soy medio duro, imaginate que cuando salimos campeones no llore, obvio que me alegre mucho pero no llegué a las lágrimas... Sí cuando me quebré contra Olimpo, jugando en Huracán de Tres Arroyos un amistoso. Llore mucho.

¿El defensor más complicado que debiste enfrentar?
Cuando jugamos la Copa contra Chivas, el central Reynoso, era insoportable. En la Liga del sur, recuerdo el momento en que estaban los Escudero, Fabián y Sergio, me atendían siempre (risas)
Otro con el que nos peleábamos siempre era con Fernando Lucas y Emanuel Cordi también, cuando enfrentábamos a Bella Vista

¿Quién era tu ídolo de chico?
Es obvio decir Maradona porque es el de todos, aunque también me gustaba mucho Cannigia. Con Diego tengo una foto de cuando lo acompañe a Rodrigo (Palacio) a su programa, en el cumpleaños que festejó en la Bombonera.

¿El técnico más influyente en tu carrera?
Puede ser Nelson Acosta, porque desde que llegue a Everton mi carrera levanto mucho.

¿Alguna vez pasaste vergüenza en una cancha?
Cuando perdimos la primera final con Almagro estando en Huracán, porque erré el penal definitorio. Por suerte a la semana siguiente hice el gol de la promoción contra Rafaela y pudimos ascender.

Un compilado de goles de Miralles, ¿con qué se musicaliza?
No tengo un estilo en especial, pero creo que con algo de Los Piojos quedaría bien…

¿En Chile se escucha mucho reggaeton?
Si, mucho, aunque también han salido grupos chilenos de cumbia o cuarteto que están a full en el vestuario (risas).

¿Una película favorita?
Gladiador

¿Un programa de tele?
Cuando estaba en Bahía miraba mucho Mar de Fondo, en el momento que estaba Eber Ludueña. Estaba genial.

¿Un hobby?
Comer un buen asado con amigos. Cuando vengo trato de disfrutar esas cosas… No hago demasiadas, descanso mucho, pero pasar el tiempo con amigos es en lo que más se aprovecha…

¿Un lugar en el mundo?
Creo que Viña del Mar es un lugar (quizás por todo lo que viví) de los mejores. Una excelente calidad de vida.

Un espejo como persona
Lo de Rodrigo para mí, en su momento, fue un espejo. Como arrancamos juntos, observaba mucho su progreso. Yo me comparaba con lo que él lograba, para no bajar los brazos.

Y siempre dice que vos sos mejor que él…
Siempre lo dijo. En realidad, nosotros nos conocemos desde que yo estaba en Algarrobo…desde muy chicos. No se quien será mejor, pero todo lo que él logro, no se lo quita nadie

¿Alguna anécdota que recuerdes?
En Racing, con “Mostaza”, me han pasado miles. Una vez estábamos en entrenamiento y nos reunió a todos. Me mira a mi y me pregunta -¿Hablaste con Palacio? y yo le dije: Sí, hablo todos los días. No termino de contestarle eso que me tira… -¡No vayas a decirle como jugamos, eh!…fue terrible (risas).

El mejor jugador con el que te toco compartir un plantel.
Y por ejemplo he jugado con “Piojo” López en Racing, que era un ídolo para mí. Además de ser muy buena gente. Recuerdo vez vino con América de México para jugar con Banfield, y como yo era fanático antes de Cuauhtémoc Blanco, él me consiguió su camiseta.

¿Qué es lo que pensas cuando te ves al espejo?
Creo que el presente es muy bueno, pero nunca me olvido lo que pasé anteriormente. Se que si hubiera hecho las cosas de otra manera, las hubiese logrado antes.

¿Cuál es tu deseo para este 2010?
Salud para mi familia, y seguir con este buen momento. Hay demasiadas cosas importantes por las que jugar con el equipo.

Definime a Ezequiel Miralles.
¡Qué difícil! Creo que es lo que dije en toda la nota, nunca baje los brazos, siempre tuve la convicción de que iba a llegar este momento. Y personalmente, un tipo familiero, que le gusta estar con amigos y disfrutar de estar con ellos.

LA FICHA

Ezequiel Nicolás Miralles nació el 21 de Julio de 1983, en Algarrobo. Sus padres son Miguel Miralles y Marisa Sabugo. Tiene dos hermanos: Benjamín (20) y Marcos (23). Está de novio con Virginia.
Mide 1,76 metros y pesa 75 kilogramos.
Desde su debut en Liniers (en Mar del Plata, ante Banfield por el Torneo Argentino B) acumula 242 partidos oficiales en sus distintos equipos, con 91 goles.

2 comentarios:

Cléber Silva dijo...

Olá Miralles; descobri que o meu time de coração - Vasco da Gama - está interessado em seu futebol, neste sentido, gostaria de dizer em nome de toda a nação vascaína presente em todo o Brasil, de que seria uma imensa honra para nós, poder contar com o seu excelente futebol. Percebi alguns apoios em seu website de alguns vascaínos, e esse sentimento está em todo país, venha Miralles ser campeão aqui no Vascão. Te esperamos. Abração...

Sopple ! dijo...

Sos un grande ezequiel.. como te banco, saludos desde aca desde algarrobo ! Abrazo !

Datos personales